¿Qué catástrofe estamos esperando?

            Cuando viajo, confío en reglas personales muy simples que me permiten adaptarme al grado de seguridad que ofrece cada lugar.  Al visitar una ciudad necesito saber que tan segura es. ¿Puedo caminar por la calle después del atardecer? Como no es fácil acceder a estadísticas confiables de criminalidad, simplemente observo las estadísticas locales de nacimientos.  Mi regla personal señala  la tasa de intervención obstétrica.  Esto significa,  por ejemplo, que voy a ser extremadamente prudente en lugares en lugares como Sao Paulo, México DF, Roma o Atenas, donde la tasa de cesáreas es astronómica.  Por el contrario, voy a estar más relajado en las calles de Tokio, Estocolmo o Amsterdam, donde la tasa de intervenciones obstétricas es relativamente baja.  Las ciudades como Londres, Paris, Frankfurt o Sydney, se encuentran en una situación intermedia.

            Este acercamiento puramente empírico está respaldado por datos científicos establecidos.  Es la primera etapa antes de establecer una posible relación causa-efecto.  Si los medios de comunicación atraen la atención sobre estos datos, la toma de conciencia será espectacular.  Simplemente, me estoy anticipando a uno de los cientos de escenarios posibles.  En realidad, nadie puede predecir qué desencadenará el “episodio eureka”  en lo que concierne la industrialización del nacimiento.

Michel Odent

Fragmento del libro El Granjero y el Obstetra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s