El Arte de la Partería

Todos los eventos que dependen de la secreción de oxcitocina (principalmente el parto, el orgasmo y la lactancia) son altamente influenciados por factores ambientales o del entorno. Podríamos decir que el arte de la partería consiste en crear las condiciones para que el reflejo de eyección del feto tenga lugar. La frase “eyección refleja del feto” fue originalmente introducida por Niles Newton en los años 60, mientras estudiaba el efecto del ambiente en el nacimiento de ratones. En los 80 me pareció importante rescatar este término del olvido y aplicarlo al nacimiento de los humanos. Hoy considero este <<reflejo>> como la referencia fisiológica necesaria de la cual deberíamos intentar desviarnos lo menos posible. Durante las poderosas e irresistibles contracciones de un auténtico reflejo de eyección, no hay lugar para movimientos voluntarios. El malentendido cultural sobre la fisiología del parto es la razón principal por la cual el nacimiento es usualmente precedido por una segunda etapa, que puede ser entendida como el resultado de una perturbación del reflejo de eyección del feto.

El pasaje hacia el reflejo de eyección del feto es inhibido por cualquier interferencia del estado de privacidad, por ejemplo si uno de los asistentes se comporta como un coach que guía o dirige el parto,  o si se le realizan exámenes vaginales o dirigen miradas a los ojos a la madre; también se inhibe si se imponen cambios en el entorno, como un cuarto que no está lo suficientemente cálido o si la iluminación es muy intensa.

El típico reflejo de eyección es fácil de reconocer, ya que puede estar precedido por un miedo repentino y transitorio expresado de manera irracional por la madre (<<mátenme, déjenme morir>>, etc.), donde la peor actitud sería alentar a la mujer con palabras. Esta corta y transitoria expresión de temor puede ser interpretada como un buen signo del incremento espectacular de la secreción hormonal, incluida la adrenalina, la que debería ser inmediatamente seguida de una serie de contracciones irresistibles. Repentinamente durante las últimas y sumamente poderosas contracciones, la futura madre parece estar llena de energía, con la necesidad de apretar o tomar algo con fuerza. El cuerpo de la mujer tiene una súbita tendencia a enderezarse, por ejemplo, si la mujer estaba en cuatro patas, su pecho tiende a ponerse vertical o se pone de pie para parir. El reflejo de eyección del feto está usualmente asociado a una postura inclinada hacia adelante. Cuando una mujer está arqueda, el mecanismo de apertura de la vulva es diferente de cómo cuando está en otras posiciones y el riesgo de desgarros peligrosos es eliminado. Después de un típico reflejo de eyección, la placenta suele despegarse en pocos minutos.

Hay circunstancias donde es imperioso desviarse lo menos posible del modelo fisiológico, como en el caso del parto de nalgas. Un parto de nalgas no es peligroso cuando la primera etapa se desarrolla fácilmente y es seguida por un poderoso reflejo de eyección del feto. A pesar de que tengo una experiencia personal de alrededor de trescientos partos de nalgas por vía vaginal, sigo viendo que los obstetras ofrecen rutinariamente, una operación cesárea. Debemos tener en cuenta el malentendido que existe sobre la fisiología del parto. El parto de nalgas es peligroso cuando ocurre ante un médico asustado (o partera o marido, etc.) o cuando son necesarios esfuerzos voluntarios para sacar al bebé.

Estas consideraciones sobre el reflejo de eyección del bebé, versus un segundo estadio son oportunidades para sugerir que el verdadero rol de la partera es generar un ambiente que haga posible el reflejo de eyección. Lo principal es tener siempre presentes las necesidades básicas de la mujer que está pariendo. Es esencial reconciliar la necesidad de privacidad y de que la mujer se sienta segura. Esto significa la importancia de la partera como una figura materna. Una madre es antes que nada una figura protectora, alguien ante quien uno no se siente juzgado ni observado.

El vocabulario que uso está inspirado en el trabajo pionero de Nils Newton, que ayuda a entender que la sexualidad es un todo. Hoy es artificial estudiar los episodios esenciales para la supervivencia de la especie de manera aislada, ya que están involucradas las mismas hormonas. Escenarios similares se reproducen para que haya siempre un reflejo de eyección final o reflejo de eyección de la leche, reflejo de eyección de esperma, reflejo de eyección del feto, etc.

 

 

Michel Odent.

Extracto de “La Vida Intrauterina en el Trabajo de Parto”. Capítulo 4  del Libro “Ecología Prenatal”. Editorial Creavida

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s